LIBRO DE REGLAS

Terciopelo burdeos, bordado en oro y sedas, alpaca plateada, 1998.

 

Taller de Sebastián Marchante Gambero y talleres de Orfebrería Villarreal, bajo diseño propio.

 

El libro de estatutos o de reglas es probablemente uno de los elementos más antiguos de los que han figurado históricamente en el devenir de las hermandades. Precisamente por la obligatoriedad de tener reflejadas sus constituciones y el hecho de que estas deben tener el visto bueno de la autoridad eclesiástica. Los libros de reglas contienen todo el reglamento jurídico vigente en la cofradía, y en la mayoría de los casos lo que vemos en la procesión no es sino un estuche -también en forma de libro- en el que queda protegido el documento. Además de formar parte de la procesión en manos de un hermano nazareno -que representa al fiscal de la hermandad y por tanto el garante y custodio de su cumplimiento-, es habitual que en los cultos de carácter anual -triduos, quinarios, septenarios, funciones solemnes- quede expuesto sobre la llamada mesa de estatutos, que tiene un carácter representativo de la propia Junta de Gobierno de cada hermandad.

 

El libro de estatutos de la Archicofradía de los Dolores fue realizado en base a un esquema muy sencillo, a partir de un libro primigenio de los años 80, del que se conservan las cantoneras y esquinas labradas en metal plateado por los talleres de Villarreal. El escudo central, bordado en oro y sedas de colores, fue llevado a cabo por Sebastián Marchante Gambero siguiendo la iconografía heráldica presente en el guión corporativo.